Tempus Fugit: Phillip Toledano en la Trienal de Fotografía de Hamburgo

Fotoensayo personal de Phillip Toledano
La Trienal de Hamburgo reúne una colección de 160 obras del reconocido fotográfo británico.
En tiempos difíciles, pocos artistas arriesgan tanto como el británico Phillip Toledano. Su apuesta descarnada con tendencia a mirarse su propio ombligo, se ve recompensada con el reconocimiento de la Trienal de Fotografía de Hamburgo, donde dos de sus trabajos colgarán de las paredes del Deichtorhallen, hasta el próximo 6 de septiembre.

Conocido por su minucioso proceso conceptual encaminado a desentrañar los misterios de su propia existencia, el neoyorquino de adopción se hizo famoso hace unos años por retratar el último trienio de la vida de su padre, aquejado de demencia senil, a quien acompañó en el día a día por el camino hacia la muerte.

Esas instantáneas de un tempus fugit irremediable, las fue colgando concienzudamente en un site de internet que pronto contaría con millones de visitas y que lanzaría definitivamente a la fama a su autor: Phillip Toledano. Días con mi padre, revelaría ciertas claves de su fotografía, incluso difíciles de encajar para el propio autor.

Sin embargo, las instantáneas de Toledano no dejan lugar para la indiferencia. Cada trozo de papel derrocha un sinfín de emociones; una mezcla de ternura, miedo, misterio e incluso ingenuidad, que recorren el espinazo de quien se enfrenta de pie a cada imagen.

Tanta reacción tal vez obedezca a la búsqueda sincera de su propio yo, a un proyecto muy intimista que, no obstante, está empapado por la realidad sociopolítica que rodea al artista y que se enriquece con el dolor y el terror que puede conllevar la aceptación de la fragilidad de la vida, de la brevedad del tiempo que nos toca vivir y de la imparable carrera hacia la muerte que inicia cada ser humano desde el mismo instante en que es concebido.

Bajo el nombre El Día Llegará y Cuando el Hombre Cae, la Trienal de Hamburgo reúne una colección de 160 obras. El resultado es una muestra antológica con trabajos de casi todas las series fotográficas de Phillip Toledano, que bucean por el paisaje interior del fotógrafo, a través de esos pensamientos y emociones reprimidos que todos escondemos para no hacernos daño al afrontar un certeza muy poco misericordiosa.

A través de la exposición, el espectador podrá recorrer la esencia que tanto ocupa la mente del artista: la vejez, el paso del tiempo, el aislamiento social, el desesperado intento de burlar la decadencia física con los avances científicos y los tratamientos estéticos…

La palabra más pronunciada por quienes visitan la muestra es ‘tristeza’, ante una imágenes estremecedoras desde su concepción, pero reales, muy reales y asimilables a cualquier ser humano. El efecto provocador de la exposición del museo Deichtorhallen es incuestionable, en cuanto nos encara con la futilidad de aspectos como el éxito, el poder, la juventud, la belleza y el consumo.

A la colección de fotografías de Phillips Toledano, se suman una serie de cortometrajes y un documental donde el autor indaga acerca de su propio destino y que fue estrenado en el Festival de Cine de Tribeca en Nueva York, en la pasada edición de 2015.


Fotografías: Phillip Toledano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *