Lugar de Memoria Histórica para el sitio en el que murió el miliciano de Robert Capa

fotoperiodismo-robert-capa
La decisión basó en la “carga simbólica potente de reivindicación de lo que fue la lucha antifascista”.

La Junta de Andalucía, Gobierno de esta Comunidad Autonómica del sur de España, ha decidido declarar Lugar de Memoria Histórica la ubicación en la que Robert Capa fotografió la famosa instantánea de la Guerra Civil española, Muerte de un Miliciano.


La decisión se ha basado, según el director general de Memoria Democrática del Gobierno autonómico andaluz, en la “carga simbólica potente de reivindicación de lo que fue la lucha antifascista”.

La muerte del miliciano anarquista, Federico Borrell García Taino, se produjo en unos parajes de Espejo, un municipio cordobés, en el que se encontraba un grupo de guerrilleros que apoyaban el Gobierno legítimo de la República y luchaba en contra de los golpistas liderados por el dictador fascista Francisco Franco.

Durante años, la foto más emblemática del fotógrafo de origen húngaro, fue puesta en duda. No obstante, investigaciones posteriores llevadas a cabo en Londres, dejaron claro que la fotografía de Capa no contenía ningún tipo de manipulación.

De hecho, los encargados de la investigación pudieron llevar a esta conclusión, gracias al descubrimiento de la secuencia fotográfica que realizó Robert Capa aquel 5 de septiembre de 1936, apenas un par de meses después del inicio de la contienda.

El fotógrafo se encontraba junto al grupo de guerrilleros anarquistas, recreando escenas de la campaña. Los hombres aprovecharon el momento de la siesta, generalmente respetado por ambos bandos, para posar alrededor de las trincheras y ante la cámara de Capa.

Otras fotos apoyan cómo Taino no fue el único que perdió la vida en ese momento y otro compañero también cayó abatido por los tiros del ejército sublevado que, sorprendido por el movimiento inusual a esas horas, abrió fuego.

La Muerte de un miliciano fue captada por casualidad, en el justo momento en el que Robert Capa retrataba a Borrell y una bala enemiga fulminaba al guerrillero.

El propio Ayuntamiento de Espejo ha decidido declarar Bien de Interés Cultural el lugar en el que cayera Taino y donde se tomara una de las instantáneas más icónicas de la Guerra Civil española, que forma parte de los trabajos que desembocaron en el nacimiento del fotoperiodismo moderno.

La fotografía Muerte de un miliciano, consolidó a Robert Capa como corresponsal de guerra, algo que demostró con su trabajo gráfico en conflictos bélicos como los de la II Guerra Mundial, la Guerra Árabe-Israelí o la de Indochina, donde murió en 1954 a consecuencia de las heridas recibidas al pisar una mina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *