La primera Canon cumple 80 años

Este mes de septiembre Canon celebra el 80 cumpleaños de su primera cámara, la máquina que permitió a Japón entrar a lo grande en el mundo de la imagen.

Mi padre, que fue quien me regaló mi primera cámara de fotos cuando apenas si había empezado a caminar, me cuenta que parece que fue ayer cuando aquel prodigio de la técnica (que entonces aún no decían eso de ‘la tecnología’) llamado Canon y sus anuncios en los periódicos, hacían que los ojos se le pusieran como platos y estimularan la zona más sensible de sus ansias consumistas.


Las circunstancias de la España de entonces no le permitieron tener una cámara fotográfica hasta muchísimos años después, cuando el hombre, de emigrante en Suiza, consiguió reunir dinero para comprarse su primera capturadora compacta de imágenes.

Este mes de septiembre, el gigante japonés de la tecnología óptica está de celebración, precisamente con el 80 cumpleaños de la primera cámara Canon, la máquina que permitió a Japón entrar a lo grande en el mundo de la imagen.

Kwanon

En realidad, por aquel entonces bautizaron la 35 mm con el nombre de Kwanon, como homenaje a Kuan Yi, la diosa budista de la misericordia, esperando que la divina derramara sobre ellos un poco de fortuna. Está claro que no les fue nada mal.

Los ‘mercadotécnicos’ de la época que trabajaban ya para lo que sería Precision Optical Instruments Laboratory, primer nombre de la empresa, decidieron que la denominación sonaba mucho más internacional si la cambiaban por Canon y así se hizo en 1935.

Con esta cámara, los japoneses conseguían por fin su ansiado sueño de ponerse a la altura de los europeos, ya que el viejo continente era, por aquel entonces, la meca dorada de la tecnología fotográfica.

Tuvieron que esperar un par de años, ralentizados por el más básico de los principios del estudio científico, el del ensayo y error, para conseguir lanzar comercialmente la primera Canon Hansa con obturador de plano focal. Lo hicieron en colaboración con Nippon Kogaku K.K., actual Nikon Corporation.

Canon Hansa

Estábamos ya en 1936 y a mi padre le faltaba un año para nacer y algunos años más para tener conciencia de cuánto le gustaba la fotografía, tiempo suficiente para que Canon se consolidara como empresa líder en fabricación de cámaras fotográficas.

Evidentemente, a lo largo de estos 80 años, la historia de la empresa nipona nos ha dejado otros grandes hitos, muy importantes para los amantes de la fotografía. Es el caso de la Canonflex, su primera réflex, que llegó a finales de la década de los 50. En 1961, otro prodigio, la Canonet, puso de manifiesto el furor que ya causaba Canon entre los usuarios, quienes acabaron con el stock de una semana en apenas unas horas.

A final de la década de los años 80 llegó la primera EOS, “la primera cámara réflex del mundo con enfoque automático (AF) que empleaba un sistema de montura completamente electrónico”. A partir de 1995, EOS metía a Canon de cabeza en la era digital y no ha dejado de evolucionar hasta la fecha y con un punto de importancia trascendental cuando, hace un par de años, la empresa conseguía una línea profesional para cine digital que ha supuesto toda una revolución en cámaras, objetivos y lentes para la cinematografía digital.

Por si todo ello no fuera suficiente, la empresa Canon ha conseguido sus avances tecnológicos con una apuesta ambiciosa en I+D y un apoyo decidido a la sostenibilidad y el respeto al Medio Ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *