El homenaje de Loewe a Tina Modotti

Retrato de Tina Modotti
La Fundación Loewe presenta por primer vez en España una muestra en solitario de las fotografías de Tina Modotti.
La Fundación Loewe nos trae a su galería de la calle Serrano de Madrid, las fotografías de Tina Modotti, una de las miradas femeninas más comprometidas de la primera mitad del siglo XX. La exposición podrá ser visitada hasta el próximo 30 de agosto y se constituye como la primera muestra en solitario del trabajo de la artista que se puede ver en España.

A menudo el compromiso político de Tina Modotti y el peso de su lucha por la defensa de las libertades, ha ocultado una grandísima labor como fotógrafa y documentalista de una época y un momento social muy agitado. Las cincuenta instantáneas que se presentan en la Fundación Loewe, con la colaboración de PHotoEspaña 2015, sirven de excusa para subsanar la falta de información del gran público acerca del trabajo de la italiana.

Modotti nació en 1896 en Italia. Siempre acompañada por tiempos difíciles, la niña tuvo que abandonar el colegio para trabajar en fábricas textiles con apenas 12 años. Un lustro más tarde emigraría a EE.UU., tras los pasos de su padre, donde realizaría incursiones en algunas películas del recién nacido Hollywood.

En los años 20, después de casarse con un poeta que moriría pronto, se trasladó a vivir a México con su amante Edward Weston, quien le enseñaría todo sobre la fotografía. En tierras mexicanas forja amistad con Frida Kahlo y Diego Rivera, de quien le habían encargado que documentara sus famosos murales.

En 1927 entró a formar parte del Partido Comunista de México y ahí comenzó su activismo político, que le llevó a ser acusada de cómplice de asesinato e incluso intento de asesinato del presidente de México. Las amistades de Rivera con las altas esferas mexicanas lograron que Modotti se librara de un ejemplar castigo, pero fue expulsada del país.

Hands-Resting-on-Tool-by-Tina-Modotti-instagram

Una ronda itinerante la llevó por una Europa muy inestable políticamente. Alemania, URSS, colaboración con el Socorro Rojo Internacional y viaje a España, donde se alistó en el Quinto Regimiento en lucha contra el fascismo. Durante la Guerra Civil trabajó con las Brigadas internacionales, ayudando a los republicanos. Especial mención realizan de ella por su auxilio a las familias que llegaban atormentadas por los bombardeos franquistas de la carretera de Málaga a Almería.

Tras la victoria de los golpistas españoles, la fotógrafa regresó a México, donde obtuvo asilo político. No obstante, murió en 1942 en un taxi, al sufrir un ataque cardíaco. No se realizó autopsia al cadáver y no fueron pocas las voces que se alzaron contra lo que afirmaban fue un asesinato.

La intensa vida de Tina Modotti empapa sus fotografías y a su breve periodo inicial, en el que centró su trabajo en cuestiones más banales, le siguió una auténtica labor de documentación sobre los más desfavorecidos. Indígenas, mestizos, trabajadores pseudoesclavizados, mujeres mexicanas de clase baja… Apenas una década de retratista fue suficiente para que nos legara un documento valiente, comprometido y que funde de una manera única la tradición y la modernidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *